Castigo

David Pope ha publicado una viñeta que reproduzco abajo. Señala bien la enormidad de la respuesta a la publicación de ls caricaturas de Mahoma. Es, como dice hoy en El Mundo Arcadi Espada, un castigo, un castigo a la libertad de expresión que existe en Occidente.

Willy Toledo, como no podría ser menos en él, reaparece con su letanía: Occidente mata más. Me recuerda, cómo no a las viejecitas que en la parroquia de al lado de casa, pasaban la tarde entera rezando y repitiendo las mismas letanías: Ora pro nobis, Madre misericordiosa, Ten piedad de nosotros, ….

B6wZOY8CMAA_b6v

Religiosos siempre

Willy Toledo

Me pasa un amigo este mensaje de Twitter de Willy Toledo. Es graciosísimo, hilarante, trnochante, ¿qué sé yo! Un marxista hablando de la vida en el más allá, ¡como si existiera esa vida!

Pero ya sabemos que el comunismo es una religión. Eric Hobsbawn, gran historiador y persona muy lúcida, respondió que el comunismo era una religión desde poco después de que los comunistas se hicieran con el pdoer en Rusia. Alegaba que si el sistema comunista había durado tanto en la URSS y en los países del pacto de Varsovia, junto con China, y alguno más, la razón estribaba en que los habitantes de aquellos países no veían el comunismo como un sistema político sino como una religión con su vida futura más allá de la muerte.

La caída del muro de Berlín y la desaparición de dicho sistema había sido la revolución ilustrada del comunismo, al igual que en el siglo XVIII la tuvo Europa. La revolución Francesa fue a la Ilustración lo que la caída del muro fue al comunismo. ¡Y vienen ahora los comunistas, otra vez, a hablarnos de la Revoluciíon Francesa mientras quieren volver a tiempos pre-ilustrados!

Pero estaba con Willy Toledo y su creencia religiosa. Esto se pudo ver hace unas semanas cuando lanzó esa admonición a las bases de Podemos para que regresaran al camino inicial de la pureza ideológica. Cual pastor protestante en Estados Unidos, cual un modernos Jeremías, Willy Toledo lanza sus alegatos, cuando reprende a los pobres creyentes de base, cuando advierte cejijunto e iluminado por la gracia divina que el ser comunista le ha conferido que las bases ya no son comunistas sino pobres y vulgares socialdemócratas. (Aquí hay que añadir que la oratoria de Toledo no es, ni en sueños, la de aquellos pastores protestantes de los siglos XVI y XVII. Tampoco lo es su cultura. ¡Pero qué importa eso cuando la misión es trascendental! Seguro que reza tres padrenuestros de Chávez y limpia así su alma de ardoroso combatiente comunista de todo mancha de flaqueza revisionista o pactista.