Las cifras de la represión

42 muertos, más de 800 heridos, decenas opositores arrestados y centenas de encarcelamientos arbitrarios.

Sí, son las cifras de la represión. ¿Dónde? Allá, en el país al que algunos recitan loas, panegíricos, odas y otras composiciones de alabanza al Régimen, que es, simplemente, su Presidente y su Gobierno represor.

Sí, lo has acertado lector, el país es Venezuela, el laboratorio de la represión totalitaria del siglo XXI. Recuerda que no hay mejor ciego que el que no quiere ver.

Lo cuenta Raúl Rivero, un digno opositor cubano.

Marginados e integrados

Albert Plà ha dicho en Cataluña que se avergüenza de ser español. Hace años ya lo hizo otro artista. Cuando en Cataluña un catalán se cisca en España lo que hay detrás es un problema económico. Albert Plà, los artistas catalanes, saben que cuando insultan a España desde Cataluña consiguen contratos para actuar por ser buenos chicos catalanes.

Lo imposible es ser catalán y ciscarse en Cataluña viviendo allí. Otro Albert, Boadella en este caso lo hizo, y lo han excluido de Cataluña. Boadella es un apestado, un marginal, alguien fuera de Cataluña. Para ello, esa máquina represiva que es la Generalitat, y que pretende ser el germen de la nueva nación catalana, creó la imagen del Boadella facha, que, por supuesto, no tiene cabida en Cataluña.

Boadella no puede vivir en Cataluña, a Plà la buena sociedad catalana lo aplaude. Marginados e integrados por la maquinaria estatal represiva catalana.