Abisal

Física cuánticaSiempre me he imaginado un viaje submarino en un batiscafo, con sus ventanales que parecen lentes de aumento a través de las cuales vemos seres mínimos como si fueran enormes bestias ominosas y prehistóricas que atraen nuestra atención. Vagan por las profundidades abismales lentamente, con una calma producto de saberse a resguardo de toda intrusión de la superficie. Entramos, como si navegásemos en el Nautilus, en una cueva llena de estalactitas  y estalagmitas, un lugar como una enorme dendrita o un ciclotrón, de donde salimos despedidos hacia la superficie.

Anuncios