La especie humana

En 1947 Robert Antelme publica L’Espèce humaine. En el libro relata su estancia en Buchenwald y Gandersheim. Es aterrador y sincero. Deja bien claro lo que fue aquello. Copio una cita en la que, a pesar de la deshumanización que intentaron instalar los nazis en los campos de concentración, Antelme muestra cómo los afectos, humanos siempre humanos, son fuertes y logran que la vida sea llevadera.

Aún éramos capaces de sentirnos tristes al dejar a unos compañeros, aún no estábamos endurecidos, aún éramos humanos. Eso nos tranquilizaba. Tan pronto y ya necesitábamos tranquilizarnos.

Robert Antelme, La especie humana.

Anuncios