Son ahora días en lo que parece que tenemos más horas libres. No es así, pero el que se hayan acabado las clases, hace que el día parezca más grande. Son días también en lo que ya viene el calor y lo que apetece cenar son tomates frescos, sabrosos, con mozzarella, aceite y alcaparras. Y tomarse alguna cervecita fresca. Son también días de lecturas amplias, de lecturas que no he podido atender durante el resto del año. Y son los días de la habitación fresca, en penumbra, en silencio.

Anuncios