Días claros y tibios del invierno

20171228_57Días tibios de Navidad, dulces en la quieta mañana, mientras retomo la actividad y por la ventana entra la luz clara de la mañana. Se van deshilachando las vacaciones, lo que en el fondo me agrada pues soporto mal tantos días de exceso. Es el epicureísmo una filosofía moral saludable en su sentido más primario, una filosofía que rechaza los excesos y aboga por una mirada lúcida, fresca y humana sobre el mundo, donde los individuos conviven en comunidad. No es una filosofía del individualismo ni del comunitarismo, sino del individuo que vive en comunidad. Es una doctrina de la salud pues donde no hay salud física mal puede haber una sociedad fuerte. No llega, por supuesto, a los peligrosos absurdos de algunas políticas totalitarias donde el culto al cuerpo terminaba siendo el culto al líder. El epicureísmo es demasiado individualista para algo semejante.

Hay quien buscó en el exceso el modo de subvertir el orden social, quien hablaba de marginalidades sociales, filosóficas y de todo tipo a partir del los excesos corporales: pequeñas eervescencias adolescentes de quienes no tienen más que ofrecer. En el esceso hay solo turbiedad, sobre todo intelectual.

El epicureísmo es en el fondo, con su cuidado de sí, su cuidado de los otros a través de la Amistad, su vocación intelectual, una filosofía práctica de la edad adulta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s