Dulce Navidad

20171215_78.JPGLas quejas sobre las Navidades contemporáneas son costumbre ya. Quien más quien menos se queja de que el espíritu de la Navidad ha desaparecido, que cuando entonces (se supone que en la feliz Arcadia infantil) lo comercial no era tan importante, que las Navidades solo duraban desde el 23 de diciembre hasta el 8 de enero, al contrario que ahora que van desde el día siguiente a Acción de Gracias (ya saben el cuarto jueves de noviembre) hasta mediados de enero.

No es más que un síntoma de anteriosclerosis. Lo que entonces les parecía una celebración incorrupta (o al menos presentable, auténtica, propia del llano pueblo) para muchos adultos de la época era ya algo que se había corrompido (o mejor, que el capitalismo había corrompido).

Nadie obliga a nadie a comprar el día del Negro Viernes, ni a comprar lotería de Navidad ni a ir de cena o comida con los compañeros del trabajo o con los amigos, ni a atiborrarse en las celebraciones familiares. Uno puede muy bien pasar sin langostinos, caviar, cava, champán,  sin salir a la calle y tener que dejarse llevar por la muchedumbre, ni siquiera ha de ver a los viejos amigos ni a los familiares que regresan.

Supongo que debe de ser que nunca me hice muchas ilusiones sobre estas fiestas por lo que a mí apenas me afectan. Desde muy joven las Navidades fueron solo una buena pila de libros para leer y un buen montón de discos para escuchar. Fueron entonces cuando era niño, son ahora que soy adulto y he cruzado de sobra la mitad del camino de mi vida.

No hay decadencia sino voluntad o conatus.

Anuncios

Un comentario en “Dulce Navidad

  1. Somos una manada maleable. Nos convencieron de que navidad es sinónimo de salir de compras para gastar los ahorros del año. Ya es difícil salir del círculo vicioso que ahora obliga a preocuparnos por un viernes negro, luego a encontrar regalos a los seres queridos o a regalarnos a nosotros mismos lo que no quisimos o pudimos en todo el año. Si no quedas atrapados por uno de esos anzuelos eres un tipo con suerte.
    Excelente reflexión, logra su objetivo: ponernos a pensar sobre el verdadero valor de esta época.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s