No somos politeístas, no

9vL1i97VRZavgY8zXqCJww_thumb_376Ahora que todo es teatrillo y representación, en una curiosa vuelta a ese barroco español al que le han incrustado la banalidad posmoderna, pues lo que entonces era sueño ahora es solo banalidad, viene la época del año en que el teatro reina sobre todos los ámbitos de la vida. (No es el único momento del año, la Semana Santa lo acompaña. Por supuesto que no hablan ni de Navidad ni de Semana Santa, sino de solsticio de invierno y de equinoccio primaveral. La razón es bien simple: cuando dos interpretaciones del mundo disputan la primacía [debería haber escrito hegemonía] la que viene después en sentido cronológico siempre se afana en la diferente terminología para que parezca que haya una diferencia conceptual).

Ahora que es tiempo de belenes, cabalgatas y otras ficciones hay quien ve el momento propicio para ofrecer su aspaviento. Esto no tendría nada de malo si no fuera porque hay quien considera, entre estos aspaventados, que lo suyo es obligatorio: todos hemos de verlo, todos hemos de saber de su genial espectáculo. Hay que tener en cuenta que esta gente entiende que su vida se cumple en la puesta en escena de su ficción. Sin ella, su vida – en un sentido literal – no tiene sentido.

Lo dicho, dos versiones de una realidad disputando la primacía social [vuelvo a evitar el término hegemonía] y los espectadores, voluntarios o, en muchos casos, involuntarios, obligados a contemplar las dos. Porque el problema es que ninguna de ellas es politeísta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s