Paparruchas

DSCF7045.JPG

Paparrucha, paparruchada eran palabras frecuentes en mi niñez. Solíamos escucharlas cuando contábamos alguna historia inverosímil con el único fin de salir de un apuro: “Eso es una paparruchada. Ahora dime la verdad”. En general eran mentiras con una pequeña elaboración para que pasaran por verdades. Por aquel entonces mentir estaba mal visto y si lo hacías debías ser muy ingenioso para que no te pillaran. Había, es cierto, eso que llamaban mentiras piadosas, que eran más que embustes falseamientos de la realidad para evitar un daño sentimental. Pero lo importante, repito, era que la mentira tenía mala prensa y si te pillaban en una, pagabas las consecuencias.

Mientras escribo estas líneas me doy cuenta de cuánto ha cambiado el mundo. La mentira ya no está mal vista. Todo lo contrario, la mentira ahora, disfrazada de verdad, no de paparruchada, sirve de acicate para la multitud. Lo del pago de las consecuencias es algo aún más obsoleto Ya nadie piensa que tiene que pagar por hacer algo erróneo, malo o dañino. Los castigos caen siempre a los otros, y siempre por razones que tienen que ver más con la propaganda ideológica que con la ética o la moral.

Es común hoy en día que los políticos y toda la burocracia que los rodea mientan a espuertas para conseguir sus objetivos. A estas mentiras las designamos con un anglicimo, fake-news, donde fake significa falsa pero es también farsante. Podríamos llamarlas con su nombre español, paparruchadas, aunque ya esto importa poco por el hecho de uqe la mentira cada vez tiene un mayor prestigio. Siempre ha habido liantes en este mundo, gente que ha utilizado la paparrucha para conseguir sus inmorales fines. No es menos cierto que, en general, estos farsantes eran de baja estofa, no solían pasar del ámbito municipal, y eso cuando llegaban. Ahora la cosa es más peliaguda porque el salto es cualitativo a la vez que cuantitativo, porque alcanzar el nivel del gobierno autonómico, incluso nacional, conlleva que los mentirosos se mueven con total soltura en ámbitos donde se deciden asuntos importantes y que el repudio de la sociedad a la mentira es menor.

No quiere esto decir que en el pasado no existiera esa mentira. Un buen ejemplo de ello es el modo en que algunos periodistas callaron la gran hambre en Ucrania en los años de 1930. La Unión Soviética estaba embarcada en la segunda fase de la Revolución, la de los planes quinquenales de Stalin, que se saldaron con un rotundo fracaso que no llegó a ser clamoroso por el ímprobo trabajo de algunos periodistas empeñados en tapar lo que era evidente para cualquiera que visitase el país. Otro caso de paparruchas que han tenido y aún tienen vía libre es todo el proceso de secesión catalán, donde, desde la cifra de heridos hasta las consecuencias que está teniendo, la mentira ha contado con la inestimable ayuda de periodistas catalanes y extranjeros que han preferido divulgar paparruchas antes que atenerse a la verdad. Ni el número de heridos resultó ser tan elevado ni la secesión se realizará, si es que llega a tal término, sin consecuencias funestas para la región. Un ejemplo es la fuga de empresas, pero, sin duda, hay más.

En cualquier conflicto, siempre se ha dicho, la primera víctima es la verdad. Esta vez por partida doble, pues lo mentirosos se ufanan de serlo.

Anuncios

Un comentario en “Paparruchas

  1. La verdad es relativa, enseña la filosofía marxista. Si esto es cierto, es sobre todo en política. La verdad objetiva murió, la mataron las ideologías. Ahora se usan eufemismos para decir lo mismo, como ¨verdad alternativa¨ que ha sido noticia hace poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s