Inacabada

 

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_121El problema de la vida, de la vida que acaba de repente y a una edad muy temprana, es que deja todo inacabado.

Ha habido escritores, Fernando Pessoa entre ellos, que escribían según les venía la inspiración o las ganas de trabajar, y que, a lo mejor no tenía la fuerza necesaria para acabar la tarea, y por eso dejaron libros a medias, inacabados. Son esos escritores que planean con gran viveza y diligencia, con ganas incluso, un libro, pero que luego… el trabajo diario no es para ellos.

Hay otros a los que la vida se les acaba demasiado pronto. Es un leve temblor que se detiene, sin que nadie se dé cuenta en ese momento y, por supuesto, sea capaz de preverlo. La vida se acaba, demasiado pronto, sí, y aunque uno haya estado trabajando con disciplina, queda mucho sin hacer. Hay quien se da cuenta, y siente una especie de horror ante el vacío que deja, y hay quien, afortunado sin duda, ni se percata.

La vida, como un pajarito frágil que revolotea acosado por corrientes de aire demasiado fuertes que lo bambolean.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s