Guateque

Fiesta

Celebramos esta noche la fiesta de despedida anual, con luces estroboscópicas, refrescos, botellas de ginebra para bebernos los martinis que no hemos tomado el resto del verano, medianoches de jamón con mantequilla y otras de foie, saladitos y puntas de espárragos envueltas en rulitos de jamón york y mayonesa. Tenemos también higos, tomates, chorizo y más aperitivos comprados en una tienda de abarrotes que hay en la esquina de casa.

Suena la música de lejana nostalgia de todos los veranos: Buddy Holly, Fats Domino, Elvis Presley, The Shadows, Flamingos. A lo lejos, por la ancha avenida aún vacía, vemos alejarse el verano desarbolado ya. Seguirá hacia adelante, perdiéndose en lo nublado del olvido, perdiéndose, convirtiéndose en una fugaz y borrosa visión de un tiempo que en algún momento saldremos a buscar, desconcertados de un presente que examinamos desde ese pasado recordado.

El guateque acabará en pocas horas, los muchachos que nunca vinieron marcharán a sus ciudades y nosotros, una vez más, quedaremos en silencio. A lo lejos un coche surca la carretera solitaria junto al río.

Anuncios