Playa de interior

DSCF7355La playa está lejos, o eso nos dicen, equivocados, los que no saben que la playa está dentro, que solo hace falta un poco de imaginación y uno puede vivir la vida que Ceesepe vivía como capitán Achab retirado en una ciudad fantasmagórica como si fuera el decorado de un Blade Runner posmoderno y onírico (aún más onírico que el de la película).

La playa, para los que, varados en medio de los secos trigales de Castilla no viajamos, es una idea de playa con una brisa fresca, un cocotero y un daiquiri. A lo lejos, el sonido de las olas que rompen perezosas en la arena.

Para este viaje apenas se necesita nada: un sombrero rayado, una pared y un foco para hacer la foto que luego se pega en la pared con una chincheta.

Anuncios