Todo es frágil e inestable

Todo es leve e inestable: la vida, el cuerpo, el canto de los pájaros en las avenidas, los bulevares y las ramblas. Todo dura solo un instante aunque queramos creer que el tiempo no se detiene y todo continúa. Lo que ayer fue, mañana, esta misma tarde ha dejad de ser: “Fue sueño ayer, mañana será tierra”. Apenas un leve anuncio, un estremecimiento, y todo se ha desmoronado en un instante, antes incluso de que lo viéramos.

Todo pasa, nada queda, aunque el poeta soñara con un rastro en el tiempo, que la realidad desmiente, porque al final, el recuerdo se desvanece y su sitio lo ocupa el vacío. Como los muertos de hoy, como Will More, que falleció días atrás y era ya sombra desde hacía años.

Anuncios