Jardín-Paraíso

Ahora que vuelven los títeres de cachiporra y la gente se divierte arreándose mandobles y algunos desean guillotinar al distinto, traigo esta foto de un jardín no muy secreto pero tampoco demasiado frecuentado, aunque esté en una de las calles principales de Valladolid. Soledad y frescor, más el canto de algún que otro pájaro infrecuente, hacen del lugar un espacio envidiable.