Mitologías de adolescencia

Eran los Faraones y la ciudad era suya. Un hatajo de macarras que amedrentaban a los mocosos del instituto y traían de cabeza a la policí­a de Modesto, en California. Luego fueron los malvados del imperio en torno a Darth Vader, porque de un pequeño pueblecito californiano al lejano y desértico planeta Tatooine, escoltado por dos soles, apenas hay distancia en la imaginación de un adolescente. Completaban el grupo el Hombre Lobo ya envejecido en la figura de un samurái galáctico, el joven que deseaba largarse de su pueblecito para convertirse en un piloto de caza, y un contrabandista aficionado a las carreras, imagen del Bob Falfa de American Graffiti. Hace ya de ello 40 años. ¡Tanto tiempo ha pasado!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s