Impudicia

Vuelvo sobre un tema que me molesta mucho, entre otras razones proque poco a poco y en medio del jolgorio general nos estamos cargando, frívolos y desenfadados, un elemento muy importante de nuestra cultura: el pudor.

Cada vez más leo en los periódicos (¡quién habló de su decadencia!) o me cuentan que surcan las redes sociales noticias (en realidad cotilleos) sobre la vida íntima de las personas. La diferencia con épocas anteriores es grande. ahora el propio afectado (que por lo vista lo está muy poco) es el que disemina esas noticias. No hace mucho una presentadora de televión decía que al haber dado a luz su calidad de vida había disminuido. ¿Realmente eso importa a alguien?, y lo que es más importante, ¿es necesario decirlo, pregonarlo a los cuatro vientos?, ¿no es eso un tema que mejor guardarlo para ti y los tuyos como mucho? ¿Nos debe importar si una persona tiene más o menos tiempo cuando es madre, padre o tío?

Es curioso que cada vez se vea peor el desnudo del cuerpo femenino pero cada vez sea mayor la impudicia, en el sentido de que la gente cuenta a los cuatro vientos lo que le sucede, desde un dolor pequeño a la pérdida de calidad de vida. Supongo que otras intimidades mayores también las contarán. yo, por fortuna, no me entero de ello.

La extimidad, lo repito, es parte de una progresión totalitaria del control político de las personas. Esto dicho al hijo de Michel Foucault. ¡Lástima que nadie haya recogido su testigo en este asunto!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s