Llanura

 

OjosII.jpg

A veces pienso que mi vida es una llanura, a lo sumo una pequeña duna, cuando estoy optimista. No me ha ocurrido nada, no he vivido nada histórico, ninguna gran Revolución en la que me hubira metido de hoz y coz para sentir el vértigo de la acción. Quizás sea eso, que en mi vida, en ese pasar monótono de los días, no he sentido el vértigo de la acción ni de la aventura. Sí que es verdad que de pequeño con la bicicleta viví algunas situaciones aventureras, o así las recuerdo yo, que quién sabe si lo fueron o si mi imaginación entonces se disparó.

A veces pienso que he vivido como los soldados que vigilar el desierto en El desierto de los tártaros. Aunque no son menos las veces en que pienso que eso de la vida aventurera es una patraña, que no es más que asunto de contrabandistas y piratas. (Aunque estos tengan una imagen vistosa, atractiva, un aura de peligro y de soberanía, en el fondo solo son delincuentes.) Sé en el fondo que no es vida para mí esa de la aventura, que las mejores aventuras que he vivido han sido en un sofá mientras leía los libros de Robert Louis Stevenson, Edgar A. Poe, Herman Melville o incluso Henry James.

Luego pienso en los años vividos y veo que tampoco han estado tan ayunos de acontecimientos importantes, aunque no parecieran ninguno de ellos una revolución. Viví la Transición, tan denostada hoy y tan inquietante y emocionante entonces. (Desde luego no era un asunto de cenizos.) Viví el fallido golpe de estado de Tejero y Milans del Bosch. Viví, y con gran alegría que muchos a mi alrededor no compariteron, la caída del Muro de Berlín y de todo el mundo comunista. También he vivido, últimamente, malos momentos como la victoria en el referendum británico de la posición aislacionista, que contrapesa la grandísima alegría que me produjo nuestro ingresoen los años ochenta. Viví los años en que la izquierda radical española fue disolviéndose como un azucarillo sin que verdaderamente se enteraran de las razones y, por eso mismo, lo aceptaran.

Al final, de un modo u otro, creo que todos podríamos apropiarnos del título de las memorias de Pablo Neruda: Confieso que he vivido. Mejor o peor, sin alharacas, lo he hecho. Y en ello persevero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s