El poeta

Resultado de imagen de paterson jarmusch

Un hombre conduce un autobús. Es su trabajo, monótono dentro de una vida monótona también. Se levanta siempre a la misma hora, llega al trabajo, después de haber recorrido el mismo camino todos los días, a la misma hora, y espera en el autobús a que comience su horario laboral. Hace el mismo recorrido durante ocho horas. Para siempre a las 12 para comer siempre en el mismo lugar: un pequeño parque. Así un día tras otro.

En los ratos libres escribe en un cuaderno que su mujer llama El cuaderno secreto. Escribe sobre su vida, sus sentimientos, pero sobre todo escribe de la vida, de la suya. La monotonía es su tema, o quizás la poesía sea el modo de escapar de ese tema.

Vive en una ciudad pequeña, Paterson, conocida por ser la ciudad donde vivió un gran poeta, William Carlos Williams. Él, en cambio, es desconocido. Quiere serlo. No escribe para que lo conozcan sino para entender el mundo y para darle forma.

Jarmusch, que de la vanguardia – la de los años ochenta del siglo XX, que es casi como decir el final de la vanguardia, o los restos del naufragio de la misma – ha evolucionado hacia un cine de factura en apariencia, pero solo en apariencia, simple y clásica, ha filmado una película sobre el poeta posromántico. Frente al genio desatado del Romanticismo, y sus burdas y banales derivaciones en el siglo XX, el autor posromántico, encarnado en personas como el mismo Williams o Wallace Stevens, es una persona anónima, que lleva una vida monótona en apariencia y que dedica el tiempo que la vida social le deja a esa labor de contar las sílabas, como apuntaba Jorge Luis Borges: “ser en la vana noche/ el que cuenta las sílabas.”

Es una película sobre la poesía, que surge en cualquier mañana, mientras desayunas y contemplas una caja de cerillas, que escribes en el autobús o en el sótano, rodeado de pocos libros y entre latas de pintura y barnices. El reflejo de la luz en un cristal, el encuentro fortuito con una persona, las conversaciones que escucha en el autobús, todo eso es poesía. Acaso hoy en día solo eso sea poesía. Eso y la vida anónima.

 

Anuncios

Un comentario en “El poeta

  1. Aun así, soy partidario de que los poemas se lean, nacen para ser leídos, yo los vivo así, pero me gusta el personaje. En cataluña a esta gente así los llamamos “lletraferits”, se traduciría como “letra—heridos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s