Personas

En cualquier lugar puede aparecer, por sorpresa, el germen de una novela, la de la propia vida sin ir más lejos. Un dia, un hombre, casado con una buena mujer que regenta una tienda de regalos para viajeros, turistas y veraneantes, se da cuenta de que él es inimitable, que puede escribir poesía y firmar con distintos seudónimos.

Escribe y pide la aprobacion critica de su mujer y de una profesora de instituto. Escribe en la horas muertas de la vida, cuandoa no entra nadie en la tienda ni tiene que modelar figuritas que más tarde la mujer venderá. Escribe en secreto, solo compartido por dos personas. Lee mucho también. En la tienda ha instalado un pequeño gabinete de lectura con una mesa y estanterias, más adentro está el de escritura, como si cada accion significara una mayor inmersión en la conciencia.

Entre los libros, la poesía completa — si es que esta expresion tiene en este caso algun sentido– de Pessoa.Se reconoce en él quizás, con mucha seguridad ocurrió en la temprana adolescencia, y aquello fue como un latigazo que lo conmovió: uno no solo era uno mismo sino muchos más que lo habitaban y lo convertian en único.

Una vida oscura que alguien vivio en la literatura por la sola casualidad de haberse encontrado en su adolescencia uun libro de poemas. Así escapó a esas horas muertas de la tienda, de las tardes perdidas en las cafeterías o en los bares, de los momentos inútiles de la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s