El materialismo es algo frío, carente de sentimientos, algo, que, en breve, la izquierda auténtica (y sentimentaloide) va a eliminar

Lo veremos condecorado, como héroe de guerra, como propiciador de la paz. Al igual que Nelson Mandela, muñidor del grupo terrorista Umkhonto we Sizwe, dice algún incapaz de distinguir entre la Sudáfrica racista y la España de hoy en día. Como Yasir Arafat, líder de Al-Fatah, otra organización militar, que decía luchar para liberar Palestina, cuando, al final, lo único que hizo fue llevarse dinero palestino a sus cuentas privadas y dejar a Palestina en una situación peor de la que estaba antes de que él llegase, según le gustaba decir, a salvar a los palestinos. (Nada que no siga la senda propia de los partidos de izquierda, por cierto.)

La diferencia entre un héroe y un terrorista reside solo en la consideración que la gente le otorgue a cada uno. Este, guste más o menos, es el punto de unión entre Otegui y Franco. Le pese a quien le pese, repito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s