Frente al miedo

Tengo en la mesilla de noche el libro Frente al miedo, recopilación de artículos más una entrevista de Antonio Escohotado. Son los artículos que ha escrito en los últimos años. Un volumen de más de 600 páginas, bien escrito, mejor argumentado y con la contundencia que el conocimiento de causa y la pasión por el tema que el autor sabe imprimir a sus escritos.

Escohotado es conocido por la gente que no lee o pasa la vista de manera rápida y superficial por los periódicos como el autor de un libro sobre drogas, como si esa Historia general sobre las drogas no fuera solo una etapa dentro de su proyecto filosófico y vital. Un proyecto que se cifra simplemente en entregar al individual toda su libertad y pedirle que sea responsable de su vida y no la deje en manos de clérigos de toda laya: sacerdotes, médicos, intelectuales y gentes de la cultura, políticos o policías. (Dicho sea entre paréntesis, Escohotado es de los pocos que en España ha sabido aprovechar bien el legado de Michel Foucault.)

La soberanía es individual e intransferible, esto no lleva a una negación de las relaciones sociales como suelen hacer los anarcocapitalistas. Implica también separarse de la visión idílica y pastoril de aquellos que creen que la complejidad de la sociedad, de la realidad habría que decir, se puede eliminar de un plumazo sin consecuencias perjudiciales para el individuo: es decir, la vuelta a estadios anteriores de dominación de los individuos mediante la coacción externa. Son, no cabe duda, ensoñaciones de personas que carecen del coraje necesario para enfrentarse a los riesgos de la vida y piden un reducción de los imposible: el azar, la complejidad y la libertad, al igual que hay quien pide que le controlen lo que  piensa o lo que consume. Son gente que frente a la inmensidad de la vida piden más policía.

Me aburre leer por aquí y por allá gente que se califica de librepensadora, cuando en realidad no pasan de ser predicadores posmodernos vestidos con lentejuelas. Cuando un término hace fortuna, todos corren a apuntárselo. Escohotado prefiere y utiliza con mucha frecuencia el término emboscado, tomado del libro La emboscadura de Ernst Jünger. (Habrá quien no quiera o no pueda hacer el esfuerzo intelectual de leérselo y entenderlo, y lo despache diciendo que lo escribió un fascista. Así están las cosas: frente al intelecto, la descalificación simple y vulgar. Somos, sin duda, un país ahormado por el conocimiento crítico y que cuenta con la generación mejor preparada de toda la historia, ya se ve. Preparados para continuar la costumbre castiza del insulto y la ignorancia de todos los predicadores que han abundado en nuestra historia. Y del pensamiento crítico… pensamiento hecho en la barra del bar, porque otra cosa…)

El emboscado, el soberano, la figura que aparece y desarrolla Jünger en su libro. En él anuncia el grado de infiltración que el Estado iba a conseguir en la sociedad a partir de la Segunda Guerra Mundial. Al igual que hizo Joseph A. Schumpeter en Capitalismo, Socialismo y democracia. (Habrá quien, al igual que los pobres sacerdotes encargados de mi educación en mi infancia y adolescencia, se escandalice y le siente mal que lea libros como este, cuyo único destino sería el infierno bibliotecario. Me aburren como me aburrían los curas de entonces, o incluso más.)

En fin, y por no alargar más algo que está claro desde el primer párrafo: La soberanía individual irrenunciable que nos convierte en señores de nosotros mismos y nos obliga a ser vigilantes y respetuosos con nuestro cuerpo, nuestra vida y nuestras ideas. Solo a partir del respeto a uno mismo podemos dar respeto a los demás y exigírselo en justa reciprocidad. Todo colectivismo es, en el fondo, una cesión de esa soberanía y una pérdida del respeto que cada uno se debe a sí mismo. Vuelvo a lo que escribí hace no mucho. En España la gente entra en política como toma la primera comunión, no como algo social o político sino como algo religioso. Entrar en política es entrar en la comunidad de creyentes, de la que no puedes salir sin riesgo de tu integridad pues los clérigos policías ya se encargarán de excomulgarte y perseguirte. Por supuesto, a estas alturas de la historia, la represión la ha internalizado el individuo y busca infinidad de excusas para seguir el camino, sabedor de las dificultades que le acarrearía el salirse de la comunidad. Por ejemplo, el peligro que supondría decir que el boicot a Israel por un falso apartheid es simplemente un ejemplo más de lo gregario, de la negación de la complejidad y de la falsedad de la realidad.

Frente al miedo, la soberanía individual jovial que nos regala la amistad verdadera de quien es como nosotros, al modo en que Baruch Spinoza la definió.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s