El cine finandés existe a pesar de Aki Kaurismaki

Del cine finlandés conocía al director Aki Kaurismaki, autor de la aburridísima Lenningrad Cowboys Go America (1989). Después de ese primer contacto y hasta esta semana último, con su cine, evité a Kaurismaki por todos los medios. Este año, por fortuna, la SEMINCI ha programado una pequeña sección en que han proyectado varias películas finlandesas. Aki Kaurismaki es – por decirlo de una manera rápida y algo reductora, lo sé – un cineasta posmodernos, en la línea de Jim Jarmusch, David Lynch o Pedro Almodóvar. Hay, como hemos podido ver en la retrospectiva, otro cine, un cine con peso, que trata, sin hacer vulgares chanzas ni tener un aire de ligera comedia crítica, temas nada complacientes: los fallos de los padres en lo que se refiere a sus hijos, el egoísmo de estos, las amistades y los amores, la manipulación de los demás: en resumidas cuentas, lo que hace que la vida sea eso, vida, guste o no.

Entre las que me han gustado muchísimo están Hyvä Poika (The Good Son), de Zaida Bergroth (2011) y Paha Pere (Bad Family), de Aleksi Salmenperä (2010). Lo que viene a demostrar mi teoría de que lo posmoderno solo ha logrado arruinar el arte, en este caso encarnada esa posmodernidad en Aki Kaurismaki.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s