Mugre pornográfica

Sombras

Son días lentos, de esos en que cuesta arrancar aunque te hayas levantado a las 5:30 de la mañana, cuando aún la noche es muy oscura. A veces oyes a alguien que regresa a casa mientras tú lees en la cama una biografía – lo que Quentin Bell escribió sobre Virginia Woolf. Y piensa…o no piensas, solo lees, ante ti el inicio ya de la decadencia de una vida que en breve se despeñaría. Una vida, que por aquel entonces colaboró a luchar contra el fascismo europeo. Porque entonces, sí, tenían las ideas claras y los laboristas ingleses se esforzaron en luchar contra el nacionalismo y nunca proveyeron a este de ninguna coartada ni política, ni moral ni sentimental. Entonces, creo, el sentimentalismo no entraba en la izquierda, aún no estaban enfangados en los ríos viscosos de las lágrimas sentimentales de su mugriento egocentrismo. Entonces. Una ficción, quizás. No lo de ahora, una realidad, babosa, indecente, pornográfica, sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s