Guiones

Leo a Allen Ginsberg mientras en el televisor suena música de los años 40 y 50, Carmen McRae entre otras cantantes de swing. El ensayo tiene como tema principal la elegía Kaddish y es un breve recuerdo de cómo lo escribió y las varias veces que lo leyó en público o lo grabó.

Hay un momento que la lectura deja de interesar por lo que cuenta. Ginsberg rememora que estuvo una noche en casa de un amigo y escucharon a Ray Charles, al que – según dice – no había prestado mucha atención hasta ese momento. Luego, ya de amanecida, dice que volvió a su casa en la zona este baja (Lower East Side) desde la Avenida 7. Ese instante de lectura y música me trajo a la memoria las imágenes de Manhattan por la noche mientras paseábamos, los inmensos rascacielos, las luces de neón, las películas de Woody Allen, de Billy Wilder, una subjetividad que es, guste más o menos, colectiva, la propia del siglo XX hecho de cine americano y música, americana también. De un apartamento a otro fue Ginsberg para comenzar con una escritura caótica, mientras, quién sabe, si en alguna esquina de Manhattan no estaría ocurriendo alguna escena de película, o si no estaría ya despierto algún guionista que comenzaba a escribir el guión de una de esas películas que todos recordamos.

Mientras tanto, ahora, el aquí está al pie de la Montañas Rocosas en una casita que es un estudio con la puerta que da a la calle y una ventana que abarca toda la fachada y deja que la luz clara y alegre del día entre a raudales. Mientras suena la música de los años 40 y 50.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s