De las categorías inferiores

La comunicación hoy en día es instantánea y llega a todo el mundo, así que no es extraño que una noticia española se sepa en EUU en apenas unos minutos. Otra cosa es la respuesta emocional. Esto viene a cuento del veto por parte de la parte radical de la izquierda española al cantante norteamericano Matisyahu , que es, también, judío. Esto, simplemente, ha hecho que Podemos, Compromís e IU le hayan pedido una especie de retractación religiosa, como hacían en Gran Bretaña con los que no eran anglicanos y querían estudiar en Oxford y Cambridge, o, en sentido parecido, como hacían no hace tanto en España con los que querían aspirar al funcionariado y se veían obligados a jurar los Principios Fundamentales del Movimiento.

Pero las noticias de España solo provocan un sordo y cansino cansancio. No hay remedio y, por mucho que cambie, se federalice, o se vista de seda, seguirá siendo tierra de gente inculta y partisana abonada a poner sambenitos a lo largo de la historia: judíos, librepensadores, liberales, …

John William Cummings siempre dijo que el mejor presidente de los EEUU había sido Ronald Reagan, y el segundo mejor, Richard Nixon. Apoyó, como no podía ser de otra forma, la Contra nicaragüense, la guerra de Irak, todas las intervenciones norteamericanas en el exterior, hizo campaña por George W. Bush, y, cómo no, pertenecía a la Asociación Nacional del Rifle, esa que defiende que todos los estadounidenses tienen derecho a tener todas las armas que quieran, desde una colt hasta un misil.

John William Cummings fue músico, guitarrista, y actuó muchas veces en España, con gran éxito de público, digámoslo también. A John William Cummings lo conocíamos por el sobrenombre de Johnny Ramone, guitarrista del grupo Ramones, uno de los primeros grupos punk estadounidenses.

Los Ramones llenaban salas y estadios cuando tocaban en España, y todos sabíamos de sus ideas políticas. Nadie en la izquierda hispana hizo un mohín de reprobación ninguna de las veces que vino. Johnny Ramone era un ídolo de rockeros, punkies, okupas, anarquistas y demás especies izquierdistas españolas. Tenía carta blanca para hacer y decir lo que quisiese. Las izquierdas hispanas no iban a criticarle nada. Era un ídolo. Aunque, no olvidemos, que Ramoncín también lo fue, sobre todo para esa izquierda afín al abertzalismo, y luego cayó en el infierno. No deberíamos descartar la posibilidad de que las izquierdas hispanas, antes o después, reniguen de los Ramones, al fin y al cabo las izquierdas hispanas son angelicales y olvidan lo que no les interesa; hacen como si nunca hubieran apoyado esas ideas o movimientos, o grupo musical, tanto da. Pero hasta entonces, y después, quede claro que las izquierdas hispanas, las que dicen que lo bueno es la desestabilización del sistema capitalista, han apoyado a uno de los músicos más reaccionarios del hoy en día, Johnny Ramone, aunque lo hayan hecho en nombre de los eslóganes cansinos y costumbristas de la de izquierda. ( Quien quiera documentarse, lea los pastosos purés ideológicos de Slavoj Zizek)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s