La incertidumbre, la vida

En la cuerda floja siempre, o quizás en el quicio. El tiempo pasa y el problema no está en que nunca volverá sino en la ignorancia en que te sitúa la vida que nunca da pistas del futuro – y eso es algo que, por supuesto, está muy bien. Nunca sabemos si podremos volver, si alguna vez más pasaremos unos meses o unas semanas en esta ciudad. Quizás por esa razón la vida es intensa, sin ser enfática. Vivimos despacio pero siempre atentos.

Los cuervos graznan en la calle, escondidos entre las sombras de los árboles copudos.

A las 8 — hora local (varias horas más en Canarias):

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s