¿Cultura, dijo ud.?

pared_sombra

Ayer fue un día cumplido, o casi perfecto, al menos en su momento vespertino. A la charla inteligente que tuve con un buen amigo, se unió un regalo: ‘Cuestión de palabras’, una recopilación de artículos que Agustín García Simón ha reunido en un volumen. Son artículos, los poco que he leído, bien informados, inmisericordes algunos, pero nunca amargados ni revanchistas. Y, sobre todo, bien escritos: en cuanto a estilo y a estructura.

La otra causa de alegría fue la compra del último libro de Fernando Savater, ¡No te prives! Defensa de la ciudanía. De Savater ya he hablado aquí, no mucho porque con Savater nunca es nada, o todo, mucho. Y lo seguiré haciendo en gran medida por la afirmación de los mejores valores humanos, por la alegría de vivir, por la felicidad espinosista, por la acidez volteriana, porque sabe cargar contra los estúpidos – tan de moda en estos tiempos.

La educación integral cada vez cuenta menos en este país. Cada vez la gente da más importancia a lo práctico y lo teórico queda relegado a un plano que ya ni siquiera es terciario. La gente acusa al gobierno de querer cargarse la cultura porque les quitan sus juegos florarles. La cultura en nuestra época posmoderna es los juegos florarles de tiempos quizás no tan pretéritos. Antes el alcalde de turno, o el presidente de la diputación, entregaban una placa y un ramo de flores a quienes ganaban el concurso de poesía de la ciudad o de la provincia. Hoy en día lo entregan los modernos posmodernos, aunque ahora las flores las han cambiado por el panfleto de Hassel y un lote de productos ecológicos. Hemos pasado de un patriotismo a otro sin que en realidad nos hayamos movido nada.

El problema de la cultura es que a los españoles no les interesa de verdad la educación y la cultura. Solo quieren ocio, los juegos florarles de la mediocridad a la que llaman cultura. Así, claro, no hay manera de que surjan personas como García Simón o Savater. Es cierto que todo lo excelente es tan raro como difícil, pero si no nos tomamos en serio – es decir con exigencia, esfuerzo y dedicación – esto de la educación, nos quedarán los bailes regionales y los jóvenes poetas que escriben versos muy humanos y llenos de sentimiento.

Yo, por si las moscas, me he abastecido bien de clásicos para lo que me queda.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s