Afuera

Hay días, fríos y secos porque no encuentras sentido a la vida. Cada vez son más. Mientras dura la juventud, apenas te encuentras con dos o tres de ellos, pero cuando el frescor juvenil del cuerpo y la ilusión infinita esculpida en una sonrisa van cediendo, el frío vuelve y casi se hace permanente, cual si fuera el paisaje helado de un lugar desconocido. El lugar familiar que fue hasta entonces la vida se vuelve extraño.

Hay maneras de conjurar el mal momento, el viaje extraño, la vida en las afueras. Cada vez son más los que se refugian en una perpetua juventud que tiene más de niñez irresuelta.

A veces vuelvo a mis viejos discos, a las melodías que escuché cuando el mundo era cálido y estaba habitado por colegas. A veces escucho canciones como esta y pienso que aún queda algún rescoldo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s