El paganismo nuestro de cada invierno

Se acerca Nochevieja, el momento en que algunos hablarán de aquello de la fiesta pagana que subyace a la católica. Demostrará también su alejamiento del catolicismo, celebrando la fiesta pagana y no la católica. Es también el momento en que, una vez oídas todas esas sandeces, yo me río, una ligera sonrisa sardónica. ¡Ah, el paganismo!, ¡qué haríamos nosotros sin el paganismo!, ¡qué haríamos, sobre todo, sin esta ignorancia que nos acoge, nos abriga, nos protege y hace que nos sintamos reconfortados!

El paganismo se refiere a aquellos cultos religiosos que no eran las propios de la Roma Imperial, cultos que se celebraban en el campo. Estos formaban parte de religiones que tenían todas las características de las religiones monoteístas. (Una de las grandes confusiones es la que se produce cuando se iguala paganismo y politeísmo, algo que no tiene nada que ver.)

En las religiones paganas hay un dios, el cual es el inicio de todo y el que instaura unos valores — teológicos, por mera cuestión etimológica —  que los creyentes han de cumplir estrictamente. También suele ser un dios colérico que pide sacrificios para calmar su cólera. Y aquí viene lo mejor, esos sacrificios, que a veces eran de animales, también había casos en que requerían personas — casi siempre niños — o pedían los dioses — o sus representantes en la tierra — jóvenes vestales que se dedicarían a la prostitución sagrada.

Habrá quien aduzca que se venera al sol o a la luna, ¡como si sol, luna u otras estrellas, o fueran en el pensamiento primitivo deidades, como si en posteriores religiones no hubieran utilizado animales como representaciones de a deidad!

Así pues, aquellos que sabemos algo  — tampoco mucho, pero sí un poco — de historia de las religiones, y sabemos que pagano no es hombre sin dios como quiso el cristianismo sino hombre cuya religión no es la religión cultivada en la ciudad de Roma, y que por lo tanto pagano se refiere a cultos rurales, pero cultos religiosos al fin y  al cabo, no podemos por menos que reírnos mucho cuando los modernetes que se dicen ateos hablan  de celebrar fiestas paganas, que no es sino rendir culto y obediencia a un dios, no el cristiano, pero dios en resumidas cuentas.

Lo dicho, ¡qué haríamos sin nuestra ignorancia que nos abriga, nos protege y nos conforta!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s