Lecturas

Me he dado cuenta de que de la lista de libros que escribí a inicios del año, he leído muy pocas, y he escrito aún menos de ellas. Da igual, he leído otras igual de interesantes, aunque he de reconocer que las Confesiones de Agustín de Hipona es soberbio, inigualable. Tiene momentos de extraordinaria elevación intelectual. Me gustaron, sí, los discursos de Cicerón, y me fascinó El Secreto petrarquesco y sus epístolas. Prometo leer el año que viene dos de Shakespeare, aunque ya me conozco mis promesas literarias. Es lo que más fácilmente incumplo, soy un lector fácil y casi cualquier lectura me lleva al sillón.

Ahora me estoy leyendo El idiota de Fiodor Dostoievsky. Es, hasta donde he leído, el libro de Dostoievsky que más me ha gustado. Lo intercalo con  Figuraciones mías, de Fernando Savater, otro libro suyo que, después de más de cuarenta, sigue interesándome y está pleno de sentido común, sabor literario y capacidad fascinar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s