Ramón Andrés, también solitario que vive acompañado

No conocía la obra de Ramón Andrés, pero la casualidad hizo que me topara con El luthier de Delft en la librería y que me lo llevase a casa. Ya allí, después del casi obligatorio descanso de varias semanas en la mesa, lo leí en un par de tardes intensas.

Luego he leído una entrevista y una reseña que Antonio Muñoz Molina escribió sobre un libro anterior suyo, No sufrir compañía, que me está ya apeteciendo leer.

A la entrevista se asoma un hombre sereno, educado, consciente de lo que hace y del mundo en el que vive pero que no renuncia a cambiar lo que está mal.

Hace años diagnosticaron el fin del ensayo en España. No puedo decir que estemos viviendo una época dorada  pero hay que reconocer también que con ensayistas como Ramón Andrés la cosas no están del todo perdidas siempre que entendamos que lo que cuenta es la calidad y no la cantidad, y la instrucción, tan abandonada por toda la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s