Sensibilidad

Por fortuna ya estoy casi recuperado de uno de esos resfriados que le asaltan a uno cuando el otoño se haya avanzado pero aún tenemos fresco el recuerdo de los últimos días cálidos del tardío verano.

Es en momentos tale cuando uno se da cuenta de la fragilidad del cuerpo, pero sobre todo de la extrema sensibilidad corporal que, por estar acostumbrados a ella en momentos de salud, solemos olvidar. Olvidamos, claro, hasta que nos asalta la enfermedad y entonces volvemos a experimentar esa sensibilidad que en situaciones límites llamamos dolor.

La sensibilidad corporal nos hace más conscientes de nuestro cuerpo. Lo que antes parecía no existir ahora se revela sensible. Un ejemplo es el mero hecho de respirar y de que el aire circule por los bronquios y alvéolos. Nunca percibimos el aire llegando hasta tan dentro y, sin embargo, no hay más que contraer una enfermedad respiratoria para sentir en cada inhalación el paso lento y dificultoso del aire. Igual ocurre con los músculos. Solo los sentimos cuando nos golpeamos o cuando tenemos un catarro agudo. Entonces notamos que nos duelen mientras los brazos y las piernas nos pesan más que nunca.

En la salud o mientras somos jóvenes el cuerpo es algo grácil, trasparente, por decirlo de algún modo, no existe más que para la recompensa del placer de la vida. Hay momentos, la vejez sí, pero también durante la enfermedad, en que se vuelve torpe e incluso llega a estorbar. Estorba aquellos que somos, aquello que nos une al mundo, que nos vuelve parte de ese mundo.

Han sido días de tisanas, caldos, pañuelos, infusiones e inhalaciones de vapores mentolados, días algo turbios aunque en la calle brillara una luz cristalina y límpida. En el dormitorio, sin embargo, la pesantez de la enfermedad se había enseñoreado de todo a la espera de que con la mejoría pudiera abrir la ventana para ventilar el cu0arto y disipar las brumas que llevaban, como jirones, adheridas recuerdos de mentol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s