Lluvia

Hay imágenes, o momentos, que son ya tópicos; o lo son desde hace mucho tiempo, pero hasta hace poco no nos hemos percatado.

Hoy llovía, desde temprano esta mañana, la lluvia ha ido calando los edificios, los troncos de los árboles, ha caído en las aceras y ha anegado algunas. Mientras veía llover por la ventana de la habitación, acurrucado en el tibio ambiente, en Fernando Pessoa y en la Lisboa en la que él vivió. Me he acordado, mal, de algún poema suyo, y lo he buscado en un libro. Lisboa, la saudade, la lluvia y su melancolía, el fado. Así, vamos por la vida con un montón de imágenes de desguace o de anticuario perdido en no sé qué pueblo.

El poema, sin embargo, a pesar de todo, es muy bueno, todavía hoy.

Chove. Há silêncio, porque a mesma chuva
Não faz ruído senão com sossego.
Chove. O céu dorme. Quando a alma é viúva
Do que não sabe, o sentimento é cego.
Chove. Meu ser (quem sou) renego…

Tão calma é a chuva que se solta no ar
(Nem parece de nuvens) que parece
Que não é chuva, mas um sussurrar
Que de si mesmo, ao sussurrar, se esquece.
Chove. Nada apetece…

Não paira vento, não há céu que eu sinta.
Chove longínqua e indistintamente,
Como uma coisa certa que nos minta,
Como um grande desejo que nos mente.
Chove. Nada em mim sente…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s