Concha García Campoy, In memoriam

concha-garcia-campoy-telediario

Ha fallecido Concha García Campoy. En mi adolescencia ella era el rostro de los telediarios de la primera cadena de la televisión (de las dos que solo había entonces). Sobre todo lo era en verano cuando estaba, quiero recordar y que no me engañe la memoria, cuando aparecía en las tres ediciones de las noticias: a las tres de la tarde, a las ocho y media de la tarde y a medianoche.

Tenía yo un amigo que se tragaba las tres ediciones solo por verla a ella. El resto del año apenas le interesaban los telediarios. Para mi amigo las noticias eran una excusa para ver a Concha García Campoy. Tenía esta un rostro agradable sin estridencias, una voz suave y dulce. Por aquel entonces a los demás nos gustaban rostros más agresivos y el de García Campoy nos parecía un poco sosito.

Luego la vi en “Las Mañanas de Cuatro”. Me gustaba el debate que llevaba. Me gustaba porque los contertulios eran educados y dejaban hablar a los demás. Concha García Campoy no permitía ni se permitía el vulgar espectáculo del pisoteo de la palabra o de la interrupción del turno correspondiente. Entonces asistía como colaborador de relumbrón José Ignacio Wert, hoy ministro en horas bajas. Resulta curioso cómo el favor del público cambia solo porque unos cuantos deciden lanzar una campaña en contra de alguien. Wert, cuando participaba en “Las mañanas de Cuatro”, tenía las mismas ideas que tiene ahora y las exponía públicamente. Entonces era un liberal progresista y moderno. Hoy es un carca relamido, el azote y peligro de la Educación pública, nos dicen (y algunos se lo creerán).

Pero esta entrada pertenece a Concha García Campoy, periodista de nuestras extrañas y salvajes adolescencias en un país más pobre que ahora pero más abierto. Hemos ganado en riqueza y perdido en apertura ideológica. Nos hemos ido petrificando y García Campoy se nos ha ido ya irremediablemente. Se va un rostro de un tiempo que ya no volverá. La televisión, la radio, las empresas que ella conoció, la manera en que se hacían entonces los programas, las expectativas, el público a quien se dirigía, todo eso, ahora, está en fase de desaparición. Era una periodista ligada, supongo que por razones profesionales y sentimentales, al grupo Prisa, aunque se iniciara en la televisión pública. Logró programas de calidad, intentó, junto con otros, y en la medida que le era posible, modernizar este país, que los aires europeos llegaran a todos los rincones de España, que la educación reinase, como lo hacía en su tertulia a la que asistían, entre otros, Wert y María Antonia Iglesias. Creimos que ella, y algunos más, lo habían logrado. Nos confundimos, una vez más. Ahora que la purpurina se ha descascarillado, vemos el barro y la mugre que nos cubren desde hace tanto. Ahora, que las máscaras han caído, solo hay gritos, mala educación y absurdo espectáculo populista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s