Claridad de ideas

Leo lo último del profesor Rodríguez Adrados, El río de la literatura, y me maravillo de la erudición y la capacidad comunicativa que tiene. Esto de la comunicación tiene algo de innato y mucho de trabajo. Para poder transmitir conocimientos, o información como algunos quieren hoy en día, hay que haber pensado mucho y hay que haber vuelto sobre ellos días tras día. No hay que tener prisas; las prisas no son buenas consejeras, nos dicen. No es que sean malas consejeras, es algo más sencillo: en el atropello de la vida, en medio de la turbamulta, es difícil pensar. La vida nos empuja y a veces hemos de detenernos, hemos de tener la voluntad necesaria para no querer avanzar y volver sobre nuestros pasos, sobre lo que un día pensamos y dejamos allí a medias, colgando de algunos hilos que a nada que venga una brisa se van volando.

El profesor Rodríguez Adrados ha estado años sin cuento explicando literatura griega, ha investigado en los inicios de la literatura universal, ha escrito sobre ello y lo ha divulgado en conferencias. La facilidad con que expone el desarrollo de la literatura universal y su radical giro en Grecia no es cosa que salga así sin más, es dedicación, agudeza y reflexión. Quien quiera lo puede comprobar en las muchas conferencias que ha impartido en la Fundación Juan March.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s