Estos días de lluvia

 

Llueve con constancia. Llevamos ya muchos días que son grises y están alicaídos porque lalluvia cae con insistencia aunque sin exageración. Todo el día llueve de continuo, aunque haya breves momentos en que escampe y salga un sol tímido, que casi parece pedir permiso para asomarse al mundo.

La tierra ya no puede acoger más agua en su seno, en los árboles que forman algunas disminuidas avenidas en la ciudad vemos cómo el agua ya rebosa el hueco por el que recibían las raíces el agua, su líquido nutricio.

Es fascinante pensar que es solo agua y minerales lo que plantas que miden en muchos casos varios metros y tienen un diámetro de casi medio metro necesitan para vivir. Eso, y luz, aunque sea débil esta.

Pero ahora esta primavera en la que pronto las tardas serán más largas es la de más aguas de los últimos nosécuántos años, según se encargan de recordarnos los meteorólogos, los presentadores del telediario como si estuvieran informándonos de un dato relevante, o mejor aún, de un récord dificilísimo de batir.

Llueve y a mí no me importa cuánta agua cayó en 1920 o en 1978. Pienso que esto podrá parecerse al Caribe, con temperaturas suaves y mucha humedad. Tampoco pienso, como los apocalípticos, que tanta lluvia se debe al mal que le hemos causado a la Naturaleza y esta ahora, en justa reciprocidad, se venga. Simplemente me asomo a la ventana y observo la lluvia fina, constante, para la que la constancia o el esfuerzo prolongado no tiene sentido, porque la lluvia, como toda la naturaleza, solo es.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s