El cuerpo


Transparente, superficial, observable hasta en sus más nimios detalles. Así se ha vuelto el cuerpo, así es su representación en nuestra época. La vigilancia lo ha despojado de espesor y de misterio. El control, siempre excesivo, lo ha llevado a su casi desaparición.