De los apocalípticos

Hojeo el libreto que acompaña a la grabación de los cuartetos de cuerda de Anton Webern. El cuarteto es el Neues Leipziger Streichquartett. Las hojas están nuevas, apenas rozadas por las yemas de los dedos. Cuando escucho música no me gusta distraerme con nada más. Pero ahora la música ha acabado y recuerdo el Movimiento lento para cuarteto de cuerda, su estructura parecida a la de la sonata, lo melódico que tiene, y que extraña en Webern, al igual que extraña en otros como Paul Hindemith o Alban Berg. Sin embargo, ahí están, breves e intensos momentos melódicos que hemos escuchado una y otra vez, sin prestarles la atención debida. Extrañan porque nos formamos una idea de algo que no siempre es exacta, una idea que mantiene los trazos generales pero olvida o esconde o silencia los matices.
El cuadernillo, decía, las hojas impresas, las palabras, las fotos de quienes son artistas pero no están acostumbrados a la vida glamurosa y se les nota en el descuido al vestir porque saben y defienden que lo importante no es la imagen sino la música. Son muchas horas las dedicadas al ensayo, a la discusión de cómo interpretar la partitura, muchas horas ganadas en lograr la evanescente perfección que solo unos pocos apreciarán y agradecerán. No es el trabajo bien hecho lo que hoy en día valoramos. Todo es arte y todos somos artistas, nos repiten entusiasmados, engañando a muchos, vendiéndoles morralla al precio de diamantes.
Supongo que alguien conocerá las circunstancias en que Webern compuso ese movimiento y otros cuartetos de cuerda. No fueron años fáciles pero fueron excitantes para quien supiera estimarlos. La mayoría los vivió ahogada por el ambiente provinciano de sus ciudades y solo unos pocos visionarios lograron percatarse de los brotes siniestros que iban dando las semillas plantadas años atrás. Entre ellos Sigmund Freud, pero también algunos novelistas y pintores austriacos. En el auge del Imperio austrohúngaro comenzó a aparecer la podredumbre, aunque no fuera perceptible en aquel entonces. La música dejaba escapar melodías que ya no lo eran, distorsiones que querían señalar la sombra ominosa que flotaba en el horizonte. Nadie lo vio, al igual que nadie vio las nubes que a partir de 1929 se condensaron.
Nadie ve nada porque no es agradable la vista. Hay los ojeadores profesionales que se gozan anunciando y señalando catástrofes. Carecen del arte que alumbró a Juan el Evangelista y yerran siempre. Hay quien, en su callada labor, cual entomólogo, describe las señales que aparecen y su estancia demorada y parasitaria. Pero a estos no los lee casi nadie.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s