Pasajes

Siempre he sentido una extraña fascinación por la obra de los Pasajes de Walter Benjamin. Escrita en la primera mitad del siglo XX, prefigura el rumbo que tomará la cultura después de la Segunda Guerra Mundial. Benjamin recoge el catálogo exhaustivo de un mundo que iba desapareciendo. Más que dejar un testimonio, lo que hace es abrirlo a una dimensión aún desconocida. París se articula entre la reforma urbanística del siglo XIX y la modernidad que abría el siglo XX con la iluminación eléctrica o el tren metropolitano. Atrapado entre el futuro prodigioso que se anunciaba en el marxismo y la cultura codificada en el absoluto del judaísmo, Benjamin dedica sus últimos esfuerzos, que por otro lado son prolongados, a cartografiar una ciudad tan ajena y a la vez tan propia. Parece a veces sentirse como un paseante baudeleriano redivivo a quien aún asombran los nuevos trazos que conforman la ciudad.
Toda la mitología de la Modernidad se ha configurado alrededor de la ciudad, cuyos más destacados modelos han sido París y Nueva York. La ciudad monumental en sí misma, la ciudad de los bulevares y de las grandes avenidas, de las galerías que se abren a mundos infinitos y desconocidos en sus comercios, al igual que desemboca en barrios abigarrados e impermeables de gente que ha ido llegando en aluvión; en definitiva, la ciudad que es un universo autosuficiente y completo en sí misma, que irradia vida al tiempo que la solicita, eso es París para Baudelaire y así la entiende Benjamin, uno de los más sutiles lectores del poeta, y que no desconoce que la poesía no solo reside en los poemas. La mirada que despliega Benjamin, o sería mejor decir, que va desarrollando porque el suyo es un trabajo minucioso de catalogación que ha ido precedido de un aprendizaje de la mirada, la mirada de Benjamin decía, arranca de la crítica de arte del francés así como de las vanguardias que fueron habitando los años parisinos de tantos escritores y artistas y que entienden como una superación del Romanticismo.
Pero lo que aparecía como una nueva aurora contenía en sí misma los signos de su desaparición, acaso porque el proyecto moderno es, en gran medida, algo obsoleto. En cuanto alcanza la existencia se vuelve antiguo. Creo que cabe poca duda de que eso es lo que nos atrae, su aspecto moderno al tiempo que superado. Nadie se imagina los bulevares por los que pasea de metacrilato y acero, nadie piensa en una ciudad en la que los edificios antiguos hayan sido derruidos, que por otro lado es lo que hizo Hausmann: acabar con la vieja planta de la ciudad para reurbanizarla bajo la mitología de la Modernidad. Benjamin es, repito, consciente de la esencial inestabilidad de las actividades humanas y compila un catálogo de lo que entonces, finales del siglo XIX y comienzos del XX, es reseñable.
Benjamin parecía ignorar que el proyecto moderno escondía los trazos de lo que vendría después sin llegar a superarlo totalmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s